sábado, 20 de enero de 2018

BÚSQUEDA, ENCUENTRO, MISIÓN

Hola, querido Blog y un saludo también para tus visitantes. Vuelvo a retomarte y espero que con fundamento, a ver si puedo dedicarte más tiempo, el que te mereces.
No quiero dejar atrás el mensaje del pasaje del Evangelio del domingo pasado, del que no pude publicar nada, antes de ver el de mañana.
Con Jesús, las búsquedas terminan en encuentros que te cambian la vida para siempre. Les pasó a los primeros discípulos y nos pasa a nosotros también. Si queremos, claro. Y si tenemos claro lo que queremos.
Juan Bautista ya se lo dijo a sus seguidores, que Jesús era guay y el único a quien merecía la pena conocer y seguir. Y sus discípulos se fueron con Jesús y se quedaron con Él.





Y el de mañana nos habla de la llamada de Jesús a seguirle y a convertirnos en pescadores de hombres. ¡Qué hermosa misión! Ser pescadores de hombres quiere decir sacar a personas de situaciones difíciles.






domingo, 7 de enero de 2018

VUELTA AL COLE TRAS LA NAVIDAD

Y vuelta al cole después de estas vacaciones de Navidad, después de las fiestas del Nacimiento de Jesús.
Y después de las carreras, los regalos, las visitas, las cabalgatas... compis y profes volveremos a encontrarnos y a estar juntos para afrontar un nuevo trimestre, con sus madrugones y sus obligaciones. El primer día siempre se presenta difícil, pero procuraremos suavizarlo contándonos las cosas que hemos hecho o descubierto, los regalos que hemos recibido... y en poco tiempo volveremos a acostumbrarnos a nuestras rutinas.



"GÜIMAR, JORDÁN DE TENERIFE"

Y, tomando como referencia, la celebración de hoy, les comento una curiosidad.
En el municipio tinerfeño de Güímar se encuentra una escultura que se llama "Güímar, Jordán de Tenerife" que se inauguró el 17 de junio del año pasado tomando como base otra obra que existía anteriormente, original del artista Enrique Cejas Zaldívar en la plaza del Ayuntamiento. De esa escultura original sólo quedan algunos trozos.
Esta obra consiste en una pareja de niños desnudos donde uno, desde una posición elevada, vierte el agua del interior de una caracola sobre el cuerpo de otro, representando así la escena bíblica del Bautismo de Jesús en el río Jordán en que Juan el Bautista mediante un bucio vierte agua sobre la cabeza inclinada de Jesús, quien lleva un pez, el símbolo de Cristo.
Con esta representación, se busca realizar una semejanza con la relación del municipio de Güímar con el agua, elemento abundante en el pasado, que corría de manera permanente por los barrancos de Chamoco y el Río, concediendo vida y productividad a la agricultura.
Esta obra está, además, llena de significado y alto contenido canario en su conjunto, ya que el hecho de escoger el sacramento del bautismo como su representación también está fundamentado en que el Menceyato de Güímar había recibido la mayor actividad evangelizadora por parte de los castellanos antes de la conquista de la isla.
El conjunto escultórico es una obra de gran importancia que simboliza la vida y la fe, además de suponer la recuperación de una pieza clave del paisaje urbano de casi tres décadas, la cual posee una gran carga simbólica para el municipio de Güímar así como para sus habitantes.
Es una verdadera pasada. A mí me encanta pasar por allí, siempre que visito Güímar.



BAUTISMO DEL SEÑOR

Hoy celebramos la Fiesta del Bautismo del Señor. Con ella terminamos la cadena litúrgica de Adviento, Navidad y Epifanía.
Y lo terminamos con otra Epifanía (=Manifestación).
El pasaje del Evangelio de hoy nos cuenta que Jesús vino desde Nazaret hasta Galilea para que su primo Juan Bautista lo bautizara en el río Jordán. En muy poco tiempo la liturgia nos hace ver a Jesús pasando de ser un niño recién nacido a ser una persona adulta que busca servir a Dios y a los demás. Y se siente reconocido, amado y enviado por el Padre para ello.
Este pasaje también nos recuerda que la mayoría estamos bautizados, que todos somos hijos de Dios y, por tanto, hermanos comprometidos con los demás hermanos.





EPIFANÍA DEL SEÑOR 2017

Ayer celebramos la Fiesta de la Epifanía del Señor, la la gran Fiesta en la que celebramos que nuestro Dios es para todos en todo el mundo mundial y que no hay que buscarlo fuera, sino muy dentro de nosotros mismos.
Ya sé ayer que todos estábamos muy pendientes de otra cosa. Tanto que yo no pude tocar el ordenador para nada, ni siquiera para publicar en este blog.
Casi nadie conoce esta celebración con el nombre de Epifanía, sino como Fiesta de los Reyes Magos y todo se centra en los regalos, cosa que no está nada mal. Pero eso no nos debe hacer olvidar lo verdaderamente importante.
Lo de la Epifanía (=Manifestación de Dios) nos enseña muchas cosas:
- Que los Magos nos hablan de todas aquellas personas de todos los pueblos del mundo que buscan a Dios y que demuestran tener fe aunque no entiendan muchas cosas.
- Que los regalos significan lo que Jesús es: Oro como Rey del Mundo que nace para traer paz y justicia, Incienso como Dios que acampa en nosotros y Mirra como verdadero Hombre que se encarna en nuestro mundo.
- Que lo verdaderamente importante de esta Fiesta es aprender a buscar a Dios, a reconocerle, a valorar su Amor y a darle lo mejor de nosotros mismos dándonos a los demás.
- Y que debemos aprender ser estrella que guíe a los demás a encontrarse con Dios, a ser Magos que alegren la vida de los demás y a ser regalo para todos y para el mundo.






jueves, 4 de enero de 2018

FIESTA DEL NOMBRE DE JESÚS

Queridos alumnos y visitantes de este reli-blog:
Los que me conocen ya un poquito saben que soy una forofa de los nombres de las personas y que, sobre todo a los que son mis alumnos, les intento despertar el interés para que buceen en el nombre o los nombres con el que fueron nominados por sus padres, las motivaciones para que se decidieran por ése y no por otros, en sus posibles significados, y que investiguen sobre su origen y sobre personajes famosos que también lo hayan llevado a lo largo de la historia o lo lleven actualmente... Todo eso mojadito con un poco de Biblia y de Tradición cristiana, donde el tema de los nombres ocupa un papel importante. A partir de ahí, quiero lograr que les guste, que lo amen y que se sientan interpelados por ese nombre que les nombra para descubrir posibilidades de cosas buenas en su vida y en la vida de los que le rodean.
Y ayer celebramos una fiesta un poquito, o un mucho, desapercibida dentro del lío "navideño", la fiesta del Nombre de Jesús, un Nombre de cuyo significado hizo gala toda su vida: Dios salva. Y, con esto, no es que sobren las palabras, pero sí podemos ponernos en otra onda, en la onda de intentar descubrir lo que eso nos quiere decir a cada uno de nosotros.